viernes, 29 de diciembre de 2017

La reforma tributaria ya es ley: reducción de impuestos, alivio en Ganancias y otros puntos.



 Fuente: Infobae / Gil & Asociados       

La reforma tributaria es una de las patas fundamentales del paquete legislativo económico impulsado por el Gobierno y apunta a reducir la presión impositiva en un lapso de cinco años.

Puntos centrales
La ley promovida por el poder Ejecutivo busca rebajar impuestos distorsivos, grava la renta financiera y modifica gravámenes internos, como los que alcanzan al tabaco -se fija una alícuota del 73%- y los combustibles.

La reforma es de carácter gradual y en un plazo de cinco años -es decir, hasta 2022-, se espera un alivio en la presión tributaria equivalente al 1,5% del PBI, con la intención declarada de alentar la inversión y la creación de empleo.

Uno de los puntos más novedosos es que gravará la renta financiera: los activos financieros denominados en moneda extranjera o indexados a la inflación pasarán a estar gravados al 15%.

Respecto de la reducción de los aportes patronales, el proyecto establece que las empresas no los pagarán hasta una remuneración bruta de $12.000 para 2022 (ajustado a la inflación que haya en ese entonces).
Se trata de una escala que comienza el año próximo con $2.400, sigue en 2019 con $4.800, en 2020 con $7.200 y en 2021 con $9.600.

Para incentivar la inversión, se fijan beneficios para la reinversión de utilidades -se reduce la alícuota del impuesto a las Ganancias de 35% a 25%-, y se establece la devolución anticipada de saldos de IVA por las inversiones que hagan las compañías a largo plazo.
Por otro lado, el pago de dividendos nuevamente estará gravado con el 10%. Es decir que si la empresa no reinvierte sus utilidades tendrá una presión tributaria igual a la actual (25% de impuesto a las Ganancias más 10% al momento del pago de Dividendos).

Otro aspecto que introduce el proyecto es la eliminación del impuesto a las transacciones inmobiliarias, en tanto que pasarán a gravarse las ganancias de capital en las viviendas que no correspondan a uso familiar.

Se dejó finalmente sin efecto la eliminación inmediata de impuestos internos a la venta de productos electrónicos que no se fabriquen en la provincia de Tierra del Fuego y a los autos y motos de gama media.
En cambio, el proyecto propone una reducción escalonada de dichos impuestos: a partir de enero estos productos tributarán el 10,5% hasta llegar al 2% en el 2023.

Alivio para mutuales y cooperativas
Tras marchas y contramarchas del oficialismo, las cooperativas y mutuales se mantendrán exentas del pago del impuesto a las Ganancias.

Por otra parte, la reforma establece que el impuesto para las bebidas espirituosas pasará del 20 al 26%, mientras que las cervezas pasarán del 8 al 14%, a excepción de las artesanales, para las que se mantendrá el impuesto del 8%.
Se hallan exentas de este impuesto las cervezas que tengan hasta 1,2 grados de alcohol en volumen.

Además, las bebidas que contengan cafeína y taurina tributarán con una tasa del 10%.
En el caso de las bebidas azucaradas, el Gobierno mantiene el actual impuesto del 4% para aquellas gaseosas que tienen jugo de limón y 8% para las analcohólicas, con o sin azúcar.

Ganancias sobre las indemnizaciones
Finalmente, quedó dispuesto que sólo las indemnizaciones de "cargos directivos y ejecutivos de empresas públicas y privadas" graven ganancias en caso de que excedan los montos indemnizatorios mínimos (se deberá especificar mejor qué se entiende por cargos directivos y ejecutivos.  Seguramente el Reglamento echará luz sobre este tema en particular..

A medida que salgan nuevos comentarios sobre el texto legal o su posible reglamentación seguiremos publicándolas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario